Consejos para el mantenimiento de suelos de madera

Consejos para el mantenimiento de suelos de madera

Consejos para el mantenimiento de suelos de madera

El mantenimiento de los suelos de madera es fundamental para su conservación a lo largo del tiempo. Obviamente, el suelo de nuestro hogar no es algo que vayamos a estar cambiando cada dos por tres. Aumentar su vida útil es fundamental para ahorrar costes. Aplicarle tratamientos de manera regular hará que consigamos buenos resultados.

Limpieza en general

La prevención es nuestra principal arma. Una alfombra en la entrada de nuestro hogar evitará que nuestras visitas o nosotros mismos introduzcan residuos procedentes del exterior. Proteger el suelo cubriendo las bases de los muebles es fundamental para evitar cualquier tipo de daño. Sobre todo debemos tener la buena costumbre de limpiar el suelo de forma habitual con una mopa o la aspiradora. Estos dos utensilios siempre serán mejores que las escobas, ya que no arrastrarán la suciedad.

Seguro que habrá manchas resistentes.En estos casos, utiliza una fregona humedecida. Existen productos específicos para este fin. Con todo, es bueno dosificar su aplicación. Con una pasada a la semana y siempre con la cantidad recomendada por el propio fabricante, será suficiente. El vinagre es una muy buena solución en estos casos.Los suelos de madera, son delicados. La aplicación de ceras o productos abrasivos son su peor enemigo. Evítalos.

Más detalles a tener en cuenta. Las condiciones ambientales. Para que la salud de nuestro suelo de madera y la nuestra propia sea óptima, la humedad relativa debe mantenerse entre el 40% y el 60%, más o menos. La temperatura nunca debe pasar de los 25º ni bajar de los 18º.

Limpieza en diferentes tipos de suelos

Ya hemos visto algunas cuestiones básicas para el mantenimiento de suelos de madera. Ahora, distinguiremos los cuidados aplicables según el tipo de suelo que nos encontremos.

Suelos barnizados

El barniza actúa como principal protector del suelo. Por ello, en lo que se refiere a la limpieza, será suficiente con pasar la aspiradora o una fregona húmeda y jabón neutro. Procuraremos secar lo antes posible para que el agua no se filtre por las juntas de la madera.

Como hemos dicho, evitaremos el uso de productos de mantenimiento, ya que podrían dañar el barnizado y por consiguiente el suelo. Llegará un momento en que sea necesario volver a barnizar. No lo dude, en estos casos, contacte con un profesional.

Suelos aceitados

Los suelos aceitados tienen dos capas, una de aceite y otra de cera dura para evitar su desgaste y dilatar su vida útil. La mejor opción para la limpieza en estos casos es utilizar un aspirador y si fuese preciso un trapo apenas húmedo con jabón neutro. Debemos tener cuidado con la frecuencia de limpieza. Si bien es necesario mantener una limpieza del suelo con cierta regularidad, también es cierto que el exceso de la misma desgasta la capa de cera. Es por eso que debemos encontrar un punto medio.

Los suelos aceitados necesitan que se le aplique un proceso de mantenimiento una o dos veces al año. Para ello limpiaremos la superficie con detalle. Hecho esto, aplicaremos la cera de mantenimiento con un trapo húmedo que nos ayudará a optimizar la cantidad de cera a utilizar. Luego de haber aplicado la cera, deberemos esperar 24 horas antes de pisar de nuevo la superficie tratada.

Cerramos este pequeño tutorial con un vídeo de los amigos de L’Antic Colonial.

Si te ha gustado o te ha sido útil este artículo, compártelo. Gracias por confiar en Parquets Costa.

 

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE