Tipos de aislantes térmicos y acústicos

Tipos de aislantes térmicos y acústicos

Tipos de aislantes térmicos y acústicos

La estética y belleza de nuestra hogar es muy importante. Pero de nada sirve tener un parquet o una tarima envidiable si al pisar o al poner música hacemos mucho ruido, molestando a los vecinos de abajo o si nuestra pared no aísla el frío durante el invierno. Afortunadamente, existen numerosos aislantes con los cuales podemos evitar todos estos inconvenientes. La elección de un aislante no es asunto fácil y en estos casos recomiendo consultar a un experto.  Para cada parte de nuestra casa existen diferentes tipos de aislantes. No es lo mismo aislar una pared que un suelo de madera que un techo. Además hay que tener en cuenta otros elementos como la humedad o el peso.

Existen diferentes clasificaciones de los aislantes térmicos según su resistencia al paso del calor o el frío y su conductividad.

En las etiquetas tenemos las indicaciones en las que veremos estos datos. La letra R indica la resistencia. A mayor valor, mayor resistencia. Por ejemplo, un material con un R de valor entre 1 y 1,5 es un aislante e caracter básico. Para mejor rendimiento deberemos elegir materiales con valores de 2 a 2,5. La λ (lamda) indica la conductividad. A menor valor, mayor capacidad aislante del material. 

A continuación, una pequeña clasificación de aislantes térmicos.

Reflectante

Se crea con varias capas de reflectante y guata. Es ideal para paredes y bajotechos. Muy fácil de instalar, se caracteriza por su ligereza.

Poliestileno espandido

Se trata de un material con diferentes densidades, con un grosor que varía entre los 3 y los 10 cm. Es de color blanco y se instala normalmente con adhesivos. Se usa en paredes e incluso se puede usar con paredes exteriores.

Poliestileno extruido

Más denso que el anterior. Es muy común en fachadas, bajocubiertas y suelos. Resiste muy bien la humedad y la compresión.

Espumas elastoméricas domésticas

Se trata de un material que sirve para rellenar pequeños huecos, inaccesibles por otros métodos para aislarlos de forma adecuada.

Lanas minerales

Principalmente hechas de roca o de fibra de video. Grosor y densidad marcan su tipología. Aquellas más densas son utilizadas como aislante térmico en zonas que necesitan mayor resistencia a la compresión. Los ruídos de impacto apenas se escuchan con este material. Con menos densidad, se colocan en techos. El ruido aire poco tiene que hacer contra este tipo de aislantes. Es más que recomendable que utilicemos papel craft para evitar que coja humedades.

Además de los aislantes térmicos, también existen numerosos tipos de aislantes acústicos. Se clasifican según aíslen el ruído aéreo, la reverberancia o el ruido por impacto.

Aglomerado de espuma y elastómero

Es ideal para suelos y techos en bares, cafeterías y otros locales de ocio. Se puede instalar fácilmente con adhesivo. Existen diferentes grosores. Los más comunes varían entre 2 y 14 centímetros. Más grosor, mayor aislamiento. A partir de 6 cm necesitan soportes complementarios. Estos son los que más se usan en suelos.

Lámina de caucho

Es ideal para ruido de impacto en suelos y la reverberación en paredes. Su grosor es mínimo y su instalación es también muy sencilla. Sobre todo bajo suelos de parquet y tarima flotante.

Una vez vistos los diferentes tipos de aislantes, pasaremos a ver como se lleva a cabo el proceso de instalación del mismo.

Y tú, ¿estás pensando en insonorizar tu suelo? Si este artículo te ha sido útil, no lo dudes. Comparte.

 

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE